Historia

Historia (1)

Viernes, 16 Noviembre 2018 20:19

Abel, inmortalizado

Escrito por

ABEL EL ELEGIDOA 65 años el alegato de autodefensa de Fidel tras el Moncada no solo trasciende por su valor histórico, sino que el también llamado Programa del Moncada se cumple y supera con creces “Sala Primera. Causa 37, trasladada hacia el Hospital Civil”. 

El inesperado aviso del Palacio de Justicia, no impide a la reportera Martha Roja escuchar al doctor Fidel Castro Ruz pronunciar su alegato de autodefensa, reconocido como La historia me absolverá y nombrado después el Programa del Moncada.

Frente al Tribunal de Urgencia que lo juzga aparte de las sesiones del juicio, el 16 de octubre de 1953, en la salita de estudio de las  enfermeras del hospital civil santiaguero Saturnino Lora, el joven líder denuncia los crímenes cometidos por la soldadesca contra sus compañeros arrestados el 26 de Julio y los problemas sociales que afectan el país, plantea la forma en que se planifica el asalto y presenta su programa de gobierno si hubiera triunfado.

Según escribe la autora del libro testimonial El juicio del Moncada, “habla un lenguaje distinto…eran irrebatibles sus palabras tan sinceras, apasionadas, didácticas, convincentes, emotivas…los guardias, empleados del hospital, todos escuchan la autodefensa en un silencio nunca antes oído”.

Y es que Fidel de acusado deviene acusador: señala la necesidad de luchar por alcanzar el poder político para resolver los males existentes en la nación resumidos en los problemas de la tierra, industrialización, la vivienda, el desempleo, la educación y la salud, además de hacer realidad tantos sueños del pueblo, a quien le hicieron promesas y más promesas sin jamás cumplirlas.

El líder de la Generación del Centenario proclama a José Martí, a su pensamiento y acción, como el Autor Intelectual del Moncada y enfatiza: “…Céspedes, Agramonte, Maceo, Gómez y Martí fueron los primeros nombres que se grabaron en nuestro cerebro…; se nos enseñó que el Titán de Bronce había dicho que la libertad no se mendiga, sino que se conquista con el filo del machete…Y no cupo duda que aquel hecho era la continuidad histórica de nuestras guerras de independencia”.

En las palabras finales de su /alegato, expresa: “Condenadme, no importa, la historia me absolverá”.

Casi sin deliberar, el Tribunal dictaminó 15 años de prisión, pero no le sorprende la condena.

Llega al otro día a la cárcel de Isla de Pinos, donde Fidel memoriza y reconstruye aquel documento rector del programa de la Revolución desde que se gestó en la Sierra Maestra y la clandestinidad, im­preso y distribuido clandestinamente en 1954, lo cual fue una verdadera proeza.

La periodista Martha Rojas, la Cronista del Moncada, plasma dicho acontecer  en su nuevo libro Pequeña gigante, historia de La historia me absolverá, donde revela cómo llega el documento  histórico a cada rincón de Cuba por la orientación de Fidel desde el Presidio Modelo, lo cual es un regalo para los jóvenes cubanos.

Cuando este 16 de octubre se arribó a los 65 años de Fidel pronunciar su alegato de autodefensa, la historia lo absolvió al cumplirse con creces el Programa del Moncada.